AventiaNews Enero 2013
07/07/2011 |
Jordi Botifoll, Vicepresidente de Cisco Región Sur
En Cisco opinamos que los modelos de infraestructuras urbanas deben cambiar y, para ello, el punto de partida es la tecnología.
Jordi_BotifollEn los últimos meses, en distintos foros y entornos, se escucha la expresión “smart city” con una multitud de servicios y sistemas que pueden caber en ella: sistemas energéticos, sistemas de mejora de servicios urbanos, e-government… En este sentido, ¿cuál es la visión de CISCO del entorno “Smart City” y cuál es su posicionamiento en él?.

Los habitantes de las ciudades esperamos recibir múltiples servicios para mejorar nuestra calidad de vida. Además, dichos servicios tienen que facilitar la creación de nuevas empresas y actividades económicas. Junto a este crecimiento económico, es fundamental que las ciudades crezcan en sostenibilidad, por lo que en Cisco opinamos que los modelos de infraestructuras urbanas deben cambiar y, para ello, el punto de partida es la tecnología.

La iniciativa a través de la que Cisco está participando en esta transformación de las ciudades se conoce como Smart Connected Communities o “comunidades inteligentes conectadas”, un concepto con el que estamos transformando la forma en la que las ciudades se diseñan, se construyen y se renuevan, con el fin de garantizar la sostenibilidad económica, social y medioambiental. La idea consiste en crear una plataforma homogénea, e integradora, capaz de unificar los servicios al ciudadano, reducir costes y optimizar el consumo energético, y la clave de esa plataforma está en Internet y las redes IP.


Dentro del paraguas “Smart City” caben una gran cantidad de servicios y aplicaciones. ¿Qué servicios o aplicaciones considera prioritarias?, ¿Y cuáles serán los beneficios que aporten?


La Red nos permite contar con edificios inteligentes y conectados para optimizar el consumo energético. Este modelo se puede extrapolar a casi cualquier proceso, objeto o dispositivo que esté conectado a Internet. En este sentido, cada vez cobra más importancia el concepto de Internet de los objetos, donde las infraestructuras urbanas –oficinas, hogares, coches, transporte público, hospitales, escuelas, energía y dispositivos–, están conectadas a Internet. De igual manera, con respecto a otro tipo de servicios, como la sanidad y la educación, Cisco apuesta por aprovechar las últimas tecnologías de videoconferencia y TelePresencia, que proporcionan importantes ahorros y permiten llevar la formación a distancia o la telemedicina a un mayor número de personas en menos tiempo y de forma más económica. Las tecnologías de vídeo y audio de alta definición, apoyadas en el acceso a Internet de alta velocidad y en la movilidad, son la clave para estos y otros servicios.

Por ello, Smart Connected Communities se apoya en diversas herramientas tecnológicas, siempre sobre la red como plataforma; a saber: Cisco Building Mediator (que son sistemas integrados para mejorar la gestión energética de edificio), Cisco EnergyWise (conmutadores para entornos LAN que permiten la gestión energética de los dispositivos conectados a la red), Connected Grid (o arquitecturas smart grid, redes eléctricas inteligentes, para mejorar la eficiencia asociada a la distribución y consumos de energía eléctrica) y, finalmente, nuevas arquitecturas de virtualización (en colaboración con terceros, que permiten reducir de una manera significativa el consumo energético en los Centros de Proceso de Datos).

Por otro lado, la Red también sirve de plataforma capaz de optimizar, por ejemplo, la gestión y distribución de la energía desde las propias centrales eléctricas, pasando por las redes de distribución y llegando hasta los edificios de las ciudades, que pueden, así mismo, gestionar su consumo de forma inteligente para ahorrar el máximo de energía y dar servicio realmente dónde y cuándo se necesita. Igualmente, la red tiene la capacidad de optimizar los servicios de transporte, seguridad ciudadana, atención por parte de la Administración, etc.
Estos son tan solo algunos ejemplos de las soluciones y arquitecturas abiertas en las que Cisco trabaja para conseguir un claro impacto en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, así como en la reducción de los gastos de explotación y mejoras significativas en la productividad.


Aunque en otros países existen experiencias más o menos amplias, este concepto es relativamente nuevo en nuestro país. ¿Cuáles cree que serán los factores claves para el desarrollo de las “Smart Cities” en España?

La clave está en utilizar Internet y las redes de datos como plataforma inteligente que permita aprovechar mejor los recursos y facilitar la transición desde los modelos actuales de crecimiento no sostenible y complejos de controlar hacia modelos basados en crecimientos sostenibles. Y es que, como se ha comentado, los habitantes de las ciudades esperamos recibir múltiples servicios para mejorar nuestra calidad de vida, pero también que sirvan de caldo de cultivo para la creación de nuevas empresas y actividades económicas; y todo de manera sostenible. Así, los modelos de infraestructuras urbanas deben cambiar, y el punto de partida es la tecnología.
Cisco ya ha llevado a cabo la aplicación práctica de su propuesta Smart Connected Communities en varias ciudades, y está siendo todo un éxito a la hora de dar servicio a los ciudadanos a la par que se reducen los costes de gestión de esas infraestructuras de servicios. Un ejemplo práctico es nuestro programa Connected Urban Development, que se basa en la aplicación de tecnologías innovadoras que permiten a las ciudades, mediante acciones sobre el diseño urbano y la gestión, mejorar el uso de la energía, reducir las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos y cambiar la forma de trabajo e interacción de los ciudadanos. Se trata de una iniciativa que se viene desarrollando con éxito en grandes ciudades como San Francisco, Seúl y Ámsterdam y a la que también se han sumado ya Madrid, Birmingham, Hamburgo y Lisboa, y recientemente Barcelona.

La situación actual de crisis económica que afecta a muchos municipios españoles, en este contexto ¿cuál cree que puede ser el modelo de financiación de las “Smart Cities” y qué rol desempeñarán los municipios en él? ¿Cuál cree que es el modelo de negocio para las “Smart Cities”?

En Cisco creemos que el modelo de financiación de las Smart Cities debe ser mixto, y por tanto financiarse tanto a través de fondos públicos como privados. Cisco ha puesto sobre la mesa diversas propuestas de valor para incentivar la inversión TIC en los Ayuntamientos y que estos obtengan el máximo beneficio de su propia financiación y de los fondos que pueda ofrecer el Gobierno a través de su Plan de Estímulo Económico, orientado a proyectos que contribuyan a la sostenibilidad económica, social y ambiental, así como al desarrollo tecnológico y a la innovación.

Así, las iniciativas de Cisco pretenden: fomentar la eficiencia energética en las ciudades; mejorar el acceso a las redes e infraestructuras TIC tanto a empleados públicos como a ciudadanos; modernizar la Administración municipal para mejorar la atención y los servicios a los ciudadanos, así como la puesta en marcha de centros destinados a facilitar la creación de iniciativas emprendedoras. Finalmente, también se incluye el despliegue de un nuevo abanico de servicios y la promoción de la movilidad urbana sostenible.


Recientemente CISCO anunció la creación de un Centro de Innovación en Barcelona para el entorno “Smart City”. ¿Cómo se enfoca la creación de este Centro de Innovación y qué resultados se espera de él?


La iniciativa es transformar la ciudad de Barcelona en un modelo de desarrollo urbano y de modernidad, lo cual sitúa la Plataforma Urbana de Referencia de Cisco en el núcleo de la estrategia Barcelona 2020, una visión que pretende convertir a la ciudad en referente global en desarrollo urbano sostenible y en motor económico del sur de Europa para el año 2020. Esta Plataforma Urbana de Referencia se compone de una infraestructura de red física presente en las calles y en los espacios públicos de Barcelona a la que pueden conectarse múltiples dispositivos (como sensores, puntos de acceso a la información y dispositivos móviles), de forma sencilla y segura. En este sentido, la Red permitirá la gestión de servicios esenciales a través de ocho sectores: transporte, inmobiliario, seguridad, utilities, formación, sanidad, deportes y entretenimiento, y Administración Pública.

Según las primeras estimaciones de Cisco y el Ayuntamiento de Barcelona, el proyecto tiene el potencial de reducir los costes de capital de las telecomunicaciones hasta un 30 por ciento, mientras que el ahorro en costes operativos se sitúa entre el 20 y el 30 por ciento. Asimismo, el coste asociado al despliegue de nuevos servicios urbanos y a la creación de nuevos canales de ingresos para la ciudad podría reducirse hasta en un 25 por ciento.

Una segunda fase de la iniciativa Smart Connected Communities consistiría en la creación, por parte de Cisco, de un Centro de Innovación en Barcelona con la intención de generar crecimiento económico a largo plazo y nuevos puestos de trabajo a través de la innovación tecnológica y la inversión empresarial. Este Centro se apoyaría en tecnologías de colaboración en red de última generación capaces de conectar Barcelona con otros centros de innovación tecnológica mundiales.

Se trata de una iniciativa que demuestra cómo la Administración Pública puede trabajar con las compañías privadas para impulsar el crecimiento y la innovación, y que va a situar a Barcelona entre las ciudades más pioneras de todo el mundo. Con ello, Barcelona tiene la oportunidad de convertirse en una de las ciudades líderes en la transición global hacia núcleos densamente poblados y urbanizados.



Dentro del ámbito de “Smart City” están apareciendo multitud de pequeñas compañías con soluciones muy específicas en este ámbito (sensores, aplicaciones municipales,…). ¿Cómo se posiciona CISCO frente a estas empresas?


Como compañía abierta a la innovación que colabora con otras muchas empresas, Cisco puede ayudar a estas pequeñas compañías a optimizar sus soluciones, siempre con un modelo basado en la red como plataforma. Toda nuestra tecnología se basa en estándares, por lo que podemos colaborar con un completo ecosistema de partners tecnológicos para convertir los antiguos modelos de ciudad en nuevos núcleos inteligentes capaces de ofrecer los servicios que los ciudadanos demandan, con el mínimo coste posible y el mayor respeto por el medio ambiente.

Imprimir Enviar a un amigo
Aventia © 2010  ·  Aviso legal