AventiaNews Enero 2013
20/03/2012 |
La Agenda Digital busca que cada europeo sea también un ciudadano digital a través de la creación del mercado digital único
Francisco García Morán, Director General de Informática de la Comisión Europea
Fco Garcia MoranFrancisco García Morán realizó sus estudios de la carrera de Matemáticas en la Universidad de Sevilla y de la carrera de Informática en la Universidad Politécnica de Madrid. Comenzó su carrera como profesor e ingeniero de Informática en la Universidad de Sevilla. Trabajó durante varios años en el Departamento de Informática del Ministerio de Educación y Ciencia, y como responsable de diferentes servicios informáticos para la Junta de Andalucía.

Desde que se incorporó a la Comisión Europea en noviembre de 1986, ha continuado trabajando en el área de informática, primero en la Dirección de Informática y posteriormente en la Dirección General de Traducción. En 2001 fue nombrado Director de Informática en la Dirección General de Personal y Administración. Fue el artífice de la creación, en mayo de 2004, de la Dirección General de Informática (DIGIT), de la cual fue nombrado Director General en noviembre de 2005.

La Dirección General de Informática se encarga de definir la estrategia de la Comisión Europea en TIC así como de prestar servicios corporativos en este ámbito. Es también responsable del Programa Europeo ISA (Interoperable Solutions for Public Administrations, Soluciones de Interoperabilidad para las Administraciones Públicas).

Es miembro del Consejo de Administración de ENISA (European Network and Information Security Agency , Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información) y miembro del Grupo de Alto Nivel del Banco Mundial sobre “e-Transformación”. Tiene la certificación CGEIT de ISACA.


La misión de la Dirección General de Informática de la Comisión Europea es hacer factible una utilización efectiva y eficiente de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en beneficio de la consecución de los objetivos de la organización. ¿En qué ámbitos se concretan las directivas de innovación y la definición de soluciones IT?

Dentro del marco de la estrategia Europa 2020, la Unión Europea aprobó en Mayo de 2010 la Agenda Digital para Europa, que busca situar los intereses de los ciudadanos y las empresas europeos entre las prioridades de la revolución digital y, de esta manera, maximizar el potencial de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) para fomentar la creación de empleo, la sostenibilidad y la inclusión social.

La Agenda fija siete campos de actuación prioritarios: creación de un mercado único digital; mejora de la interoperabilidad; incremento de la confianza en Internet y de la seguridad en línea; fuerte aceleración del acceso a Internet; aumento de la inversión en investigación y desarrollo; fomento de la alfabetización y la capacitación digitales y de la inclusión; y, por último, aplicación de las TIC a los retos que afronta actualmente la sociedad, como el cambio climático o el envejecimiento de la población.

Como señala la Comisaria Kroes, la Agenda Digital busca que cada europeo sea también un ciudadano digital a través de la creación del mercado digital único. Es un objetivo ambicioso pero alcanzable.

Una de las barreras que identifica la Agenda Digital es la falta de interoperabilidad, contra la que en la que en la Comisión estamos desarrollando acciones a todos los niveles que en su día identificamos en el marco europeo de interoperabilidad: legal, organizativo, semántico y técnico. Y es que no basta con encontrar soluciones puramente técnicas para conseguir el desarrollo de los servicios públicos europeos que nos hemos planteado para 2015.

Así, la Agenda Digital para Europa identifica 7 líneas de actuación en el campo de la interoperabilidad en las que la Comisión lleva trabajando desde 2010. Entre estas se encuentran la promoción del uso de estándares y la reforma de su proceso de adopción, la aprobación de la estrategia y el marco europeo de interoperabilidad, y el cumplimiento de las declaraciones ministeriales de Malmö y Granada por los Estados Miembros. Estas líneas de actuación se concretan, principalmente, en el programa de Soluciones de Interoperabilidad para Administraciones Públicas (ISA) y en el plan de acción de administración electrónica 2011-2015 .



¿Qué objetivos y prioridades tiene en estos ámbitos la Comisión Europea en este año 2012 y a medio plazo?

Continuando la senda establecida en la Estrategia Europa 2020, la Comisión Europea, junto con los Estados Miembros, trabaja para crear las condiciones necesarias para garantizar nuestra prosperidad a largo plazo y poner en marcha el círculo virtuoso de reforma, estabilidad y crecimiento sostenible. Y, en el campo de las TIC, esto pasa por la creación de un mercado digital único.

Buena parte de las acciones que la Comisión está desarrollando son propuestas legislativas que tienen que ver con el fomento de la confianza en el comercio on-line, la simplificación del marco de derechos de propiedad intelectual, la mejora de la seguridad y el acceso a sistemas de pago transfronterizos o la modificación de la regulación de firma electrónica, que está prevista para este año 2012

Otras iniciativas se sitúan en la esfera del fomento a través de la inversión pública cuando el mercado no tiene dimensión suficiente, como la mejora de la cobertura de banda ancha o los servicios de gobierno electrónico, en los que me gustaría detenerme brevemente.

Como parte del instrumento “Conectando Europa” (Connecting Europe Facility), la Comisión propone que se dediquen por lo menos 7.000 millones de euros a la inversión en infraestructura de banda ancha de alta velocidad. Esta propuesta está siendo discutida actualmente por el Parlamento y el Consejo de la Unión Europea. La Comisión también está considerando otras maneras de reducir el costo de despliegue de banda ancha de alta velocidad.

Asimismo, la Comisión está promoviendo activamente la implementación de servicios de Administración Electrónica en los Estados miembros. Las ventanillas únicas que se han de establecerse en virtud de la Directiva de Servicios por los Estados Miembros y cuyo seguimiento corresponde a la Comisión, constituyen un buen ejemplo. Sin embargo, hasta ahora sólo un tercio de los Estados miembros han desarrollado en su totalidad las ventanillas únicas. Algunos han incluido estos servicios como parte de un portal para empresas, que facilita los trámites en la creación y gestión de empresas.

Además, en el ámbito interno, está en proceso de adopción una nueva versión de la eCommission, un ambicioso plan de desarrollo de servicios de Administración Electrónica que comenzó en el año 2001 y cuya segunda fase terminó en el 2010. El objetivo de este plan de acción es la prestación de servicios de Administración Electrónica, incluyendo servicios de alto impacto, simplificación de procedimientos y mejora de la disponibilidad, resistencia y continuidad de negocio de nuestros sistemas, teniendo siempre muy presente reducir la huella ecológica.



En algunos sectores como la salud, la justicia o las compras públicas, se requieren de políticas y proyectos IT que establezcan normativas y herramientas que garanticen la interoperabilidad para garantizar proyectos a nivel europeo. ¿Qué tipo acciones está haciendo la Comisión Europea en estos campos?

Son muchas las acciones que está desarrollando la Comisión, pero me gustaría centrarme en primer lugar en dos instrumentos que utilizaremos para tratar de superar las barreras a la interoperabilidad: la Estrategia Europea de Interoperabilidad (EIS) y el Marco Europeo de Interoperabilidad (EIF).

La EIS establece como visión que en 2015 la provisión de servicios públicos europeos se haya fomentado gracias a:
  • Una gobernanza adecuada (organización y procesos) de acuerdo con las políticas y objetivos de la Unión Europea; y
  • El intercambio en confianza de información entre las distintas administraciones públicas. Esto incluye, por supuesto, completar el marco legal, elaborar marcos de interoperabilidad a nivel nacional y acordar estándares y reglas de interoperabilidad.

Las acciones de la estrategia EIS se centran en tres clústeres de actividades y en un conjunto de medidas de acompañamiento:
  1. El primer clúster tiene que ver con el intercambio en confianza de información y aborda temas como la interoperabilidad semántica, la disponibilidad y el uso de información, la privacidad y la confianza o la elaboración de catálogos de servicios.
  2. El segundo clúster es el de la arquitectura de Interoperabilidad que, además del diseño de una arquitectura de interoperabilidad proporciona soporte y desarrollo de métodos.
  3. El último clúster tiene que ver con el desarrollo de acciones que hagan tener en cuenta las consideraciones tecnológicas en el proceso de redacción legislativo tanto a nivel nacional como europeo.

Por último, la estrategia EIS contiene acciones de concienciación sobre la importancia del problema de la interoperabilidad, y soluciones como el intercambio de buenas prácticas.

El Marco Europeo de Interoperabilidad (EIF) contribuye a la prestación de los servicios públicos europeos, proporcionando una guía para los esfuerzos de las administraciones públicas y enlazando los distintos marcos nacionales de interoperabilidad (NIF) en una dimensión europea

El EIF establece que la interoperabilidad:

a) está basada en acuerdos (especificaciones técnicas, normas, interfaces comunes ...); y
b) no es ad hoc, unilateral, o bilateral, sino que se entiende mejor como "un valor compartido de una comunidad"

Por lo tanto, la interoperabilidad no sólo se debe lograr en el plano técnico, sino que también requiere acuerdos a nivel semántico, organizativo y jurídico, teniendo en cuenta el contexto político.

Sin entrar en detalles, el marco contiene recomendaciones basadas en un conjunto de principios que reflejan la subsidiariedad, la seguridad y la privacidad, el multilingüismo, la transparencia, la apertura, la reutilización, y la neutralidad tecnológica, entre otros. También contiene un modelo conceptual de los servicios públicos, con la intención de organizar la prestación de servicios transfronterizos.

Por último, además de los elementos normativos, me gustaría señalar los denominados pilotos a gran escala, destinados a la prestación de servicios dentro del mercado interior:
  • PEPPOL pretende que cualquier empresa en la UE pueda licitar y comunicarse electrónicamente con cualquier administración pública de la UE.  
  • SPOCS tiene como objetivo la construcción de la 2 ª generación de portales en línea (ventanilla única o PSC), poniendo en funcionamiento procedimientos transfronterizos de alto impacto. SPOCS es consecuencia de la Directiva de Servicios, cuyo objetivo es liberar el potencial de crecimiento del mercado de servicios en Europa, eliminando las barreras legales y administrativas para el comercio en el sector servicios.  
  • STORK (Secure idenTity AcrOss Borders LinKed) trata de responder a los desafíos en torno a la interoperabilidad de la identificación electrónica, definiendo una solución que permita el reconocimiento de las identidades electrónicas y la autenticación por encima de las fronteras nacionales en Europa.  
  • epSOS busca mejorar el tratamiento médico de los ciudadanos de un Estado Miembro cuando están en otro Estado de la UE al proporcionar a los profesionales de la salud los datos del paciente que sean necesarios.
  • E-CODEX (e-Justice Communication via Online Data Exchange) persigue mejorar el acceso transfronterizo de ciudadanos y empresas a los medios legales en Europa, así como para mejorar la interoperabilidad entre las autoridades judiciales dentro de la UE.
Sus funciones van más allá de la propia Comisión Europea, y se extienden a aportar políticas para el beneficio de las propias administraciones europeas y sus ciudadanos (e-salud, e-gobierno, e-learning, e-inclusión). ¿Cómo y hacia quien se canalizan estas medidas en España, incluyendo las de cofinanciación de proyectos?

Son varias las posibles vías de financiación de proyectos en tecnologías de información. Una de ellas es a través de los fondos estructurales. A modo de ejemplo la Comisión Europea ha adoptado programas en el ámbito de los Fondos Estructurales que, entre otros, tratan de ayudar a los ayuntamientos en la financiación de proyectos de administración electrónica.

En el caso español, hasta 780 millones de euros o el 2,2% de la contribución del FEDER para el período 2007-2013 se han destinado a la categoría de gastos nº 13 "Servicios y aplicaciones para el ciudadano (e-salud, e-gobierno, e-learning, e-inclusión, etc.) ", que cofinancia los proyectos presentados por los ayuntamientos y seleccionados por las autoridades españolas en el marco del programa nacional AVANZA o cualquiera de los programas similares de la mayoría de Comunidades Autónomas.

No obstante, hay otras vías menos convencionales de participación en proyectos europeos como son los pilotos de gran escala. Estos pilotos, de participación voluntaria, suponen un esfuerzo de más de 100 millones de euros, de los cuales la Comisión financia el 50% y han mostrado la necesidad de continuar con esta línea de trabajo en el marco del futuro instrumento “Conectando Europa”

Este futuro instrumento “Conectando Europa, si se aprueba, servirá para financiar proyectos que colmen los vacíos existentes en Europa en el eje troncal energético, digital y de transporte. En la parte de infraestructuras digitales se prevén casi 9 200 millones EUR para apoyar la inversión en redes de banda ancha rápidas y ultrarrápidas y en servicios digitales paneuropeos.

La financiación del Instrumento permitirá obtener más fondos privados y públicos, ya que aportará credibilidad y reducirá el riesgo de los proyectos de infraestructura. La Comisión estima que la financiación de infraestructuras de red podría estimular inversiones por un valor de más de 50.000 millones de euros. La Agenda Digital para Europa fija para 2020 unos objetivos de acceso de banda ancha para todos, a velocidades de al menos 30 Mbps, con un mínimo del 50 % de hogares abonados a velocidades superiores a 100 Mbps.

Por lo que se refiere a los servicios digitales, los fondos se usarán para subvenciones destinadas a construir infraestructuras necesarias para implantar la identificación electrónica, la contratación pública electrónica, los registros sanitarios electrónicos, la justicia en línea y los servicios aduaneros. Los fondos servirán para garantizar la interoperabilidad y hacer frente a los costes de despliegue de las infraestructuras a escala europea, entrelazando las infraestructuras de los Estados miembros.



¿Cómo definiría la situación de España en materia de Administración Electrónica en comparación con el resto de países de la Unión Europea?

España ha hecho grandes esfuerzos en los últimos años, tal y como lo muestran los indicadores tanto de la UE como de las Naciones Unidas. El hecho de estar entre los diez primeros lugares en los rankings de Gobierno Electrónico a nivel mundial nos debe de llenar de orgullo a todos los españoles y especialmente a aquellos que han participado decisivamente en el proceso.

Iniciativas legislativas como la Ley 11/2007 de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos han sido ejemplos para otros países de la Unión Europea. Los marcos nacionales de interoperabilidad y de seguridad son ejemplos dignos de seguir.

No obstante, no debemos caer en la autocomplacencia ni dormirnos en nuestros laureles: el trabajo hecho hasta ahora es excelente, pero ha de seguirse en esta línea. Europa es uno de los líderes en el campo de la Administración Electrónica, pero acusa un cierto retraso respecto a alguno de nuestros socios industriales. Confiamos en que se pueda recuperar este retraso con la puesta en marcha del mercado único digital, que estimulará el círculo virtuoso de la demanda y del crecimiento.
Imprimir Enviar a un amigo
Aventia © 2010  ·  Aviso legal